¿Cómo limpiar suelos vinílicos? - Arquitectura y decoración Interior

¿Cómo limpiar suelos vinílicos?

Consejos para mantener y limpiar suelos vinílicos

Los suelos vinílicos son cada vez más populares en los hogares a la hora de realizar una reforma. De cara a mantenerlos como el primer día, es preciso tener en cuenta ciertos detalles tanto para su mantenimiento como a la hora de limpiar suelos vinílicos.

Precauciones a tener en cuenta

Calidad. En función del uso que le vayamos a dar, hay que atender a los indicadores que acreditan su durabilidad. Y es que según a su uso cotidiano deberemos disponer un tipo determinado de suelo de vinilo.

El agua, cuanto más lejos, mejor. A la hora de limpiar suelos vinílicos es importante saber que aunque son resistentes al agua debemos procurar que el agua no se introduzca entre las juntas, o podría levantar el pavimento.

Sin productos abrasivos. Disolventes, productos corrosivos o alcalinos son algunos ejemplos de productos que podrían dañar nuestro suelo.

¿Cómo mantener y limpiar suelos vinílicos?

Aleja la arena y suciedad. Ambos elementos rayan la superficie a lo largo del tiempo. Por ello, los suelos vinílicos agradecerán un felpudo o alfombrilla ala entrada de tu hogar y que mantengamos limpio el calzado.

Además, barrer el suelo a diario o usar la mopa ayudará a mantenerlo como nuevo durante más tiempo.

Cuidado con los líquidos derramados. Retirar un derrame de inmediato contribuirá a que el pavimento no pierda color ni de dañen las juntas. Basta con un paño o una fregona. Tras ello, no utilices productos abrasivos para evitar las marcas.

Existe un producto adecuado para cada mancha. En la actualidad existen productos con pH neutro que, mezclados con agua tibia, y dispuestos en un paño ligeramente humedecido o una fregona escurrida.

  • Manchas fuertes. Diluye lejía o zumo de limón en agua tibia.
  • Manchas persistentes: tinta, sangre o remolacha. De hecho, basta con aplicar lejía diluida sin frotar. Tras ello debemos enjuagar hasta quitar todo resto de lejía.
  • Bolígrafo y grasa. Con un trapo empapado en aguarrás frota la mancha para luego enjuagar al terminar de limpiar.

No es necesario que enceres. Estos pavimentos ya tienen un recubrimiento que los hace, en su mayoría de modelos, brillar, por lo que no se recomienda una utilización de cera a posteriori, pues además de no adherirse correctamente al material, lo estropearán, lo que hará será dejar la suciedad pegada a lo largo del pavimento.

Sin comentarios

Comentarios

Tu dirección de email no será publicada.